El claviórgano Hauslaib

El claviórgano Hauslaib es uno de los instrumentos más emblemáticos del Museu de la Música de Barcelona. Construido en Nuremberg (Alemania) por Laurentius Hauslaib hacia el año 1590, es uno de los pocos ejemplares de claviórgano renacentista que existen y uno de los tres que se conservan de este constructor en todo el mundo. Gracias a un valioso trabajo de investigación y restauración llevado a cabo por el taller de Gerhard Grenzing y el constructor de clavicémbalos Joan Martí, este claviórgano ha recuperado recientemente su uso musical y sus voces con todo el esplendor original, y es el único original del mundo que todavía funciona en la actualidad.

 

El claviórgano es un instrumento peculiar que reúne, en un mismo mueble y en perfecta simbiosis, las mecánicas de un órgano positivo y de un pequeño clavecín, con dos teclados diferentes, uno para cada instrumento. En su época, este sofisticado artilugio tecnológico fue muy apreciado como símbolo de ostentación por los miembros de la nobleza y la corte, como pone de manifiesto su ornamentación con plata, oro y caparazón de tortuga carey.